6 jugadores se cogieron a una joven porrista

60%

Siempre habían sido amigos, nunca pensaron que iba a pasar todo esto. Estaban todos reunidos luego de un gran juego, y estaban celebrando que habían ganado. Los jugadores y las porristas se llevan bien, en la fiesta ya tarde solo quedaba una porrista y 6 jugadores, los demás se habían ido. Todos bien alegres y bebidos, empezaron a ver a la mujer toda cachonda, ella estaba pidiendo verga a gritos. Así que ellos se ofrecieron a darle vergas de las buenas.

Cuando todos le sacaron las vergas ella quedó sorprendida

6 jugadores se cogieron a una joven porrista

Todos empezaron a desnudarse y a acercarse a la porrista, ella sorprendida del tamaño de las vergas de esos hombres, que estaba sintiendo algo de miedo, pero las ganas eran más fuertes. Empezó a mamar algunas vergas mientras otros solo veían, ella ya estaba desesperada porque le metieran una verga, pero todos ellos estaban tomando su tiempo para hacerlo. Ella seguía mamando y mamando las vergas, cada una más grande que la otra.

Todos en fila para meterle la verga

6 jugadores se cogieron a una joven porrista

Luego de que ella les mamara las vergas, todos estaban ya listos para comerse ese coño y ese culo que ella tiene. Ella solamente se relajó y dejó que cada una de esas vergas entrara, una le hacía más daño que las otras, porque era muy grande, pero aún así ella es bien aguantadora y se dejó meter lo que sea por el culo. Ahora harán más fiestas así, esperan que se unan más porristas.

  • COMPARTIR
1 Comentarios
  • Lorencita M. 04 febrero 2017

    UN ENCUENTRO CUALQUIERA

    Mirar sus ojos, ver la incitación, el morbo, el deseo.
    Coger su cintura y traerla hacia mi, oler su cuello, poner una mano en su nuca y probar sus labios, que se abren, invitandote, su lengua, que te busca y te huye una y otra vez.
    Sus brazos te rodean, el calor de su cuerpo te provoca el deseo de arrancar su ropa, la desnudo, poco a poco, prenda a prenda, hasta que sólo queda un bonito conjunto de lencería, no puedo alejarme de su boca, necesito su lengua, su aliento.
    Quitar el sujetador y poder tocar, acariciar, apretar sus pechos, besarlos y chuparlos y ver como responden, hinchandose levemente por la excitación y dejando ver unos tímidos pezones que buscan una boca que juegue con ellos.
    Besar su cuello y recorrer cada centímetro de su piel con la lengua, jugar con su ombligo, coger el tanga con las dos manos y quitárselo despacio, disfrutando cada centímetro hasta llegar a sus pies.
    Deshacer el camino, con su cuerpo ya totalmente desnudo, desde sus tobillos hasta su vientre, sintiendo esa piel suave, acariciar sus piernas, su cintura, el pubis, besar sus muslos hasta llegar al centro.
    Recorrer con la lengua cada uno de los pliegues de su coño sin dejar de acariciar sus pechos, sentir como se abre y se humedece para ti, encontrar su clítoris y lamerlo suavemente, jugar con el mientras ella se retuerce y jadea, no parar ni un momento de lamer, penetrar con la lengua dentro de ella hasta ver como se estremece y se deja ir, como se tensa en un orgasmo intenso agarrando las sábanas y mordiéndose el labio.
    Llega el momento, me desnudo, sin dejar de tocar su cuerpo me pongo entre sus piernas y juego con mi miembro en la entrada de su coño, sensible todavía después del primer orgasmo, poco a poco va entrando, se siente como te acoge, caliente, estrecho, húmedo, movimientos suaves hasta entrar entero dentro de ella, que se aprieta los pechos y se muerde los nudillos, besos, caricias, más movimiento, entra y sale, ella pide, más despacio, más rápido….
    Se pone a 4 patas, acaricio sus caderas, si culo, perfecto y vuelta a empezar, penetrando despacio hasta estar dentro del todo, le gusta, lo dice, poco a poco todo va más rápido, más fuerte, la visión de su espalda, su cuello, alargar el brazo y buscar su pecho, sus gemidos, te lleva poco a poco al punto de no retorno, te dice que le queda poco, que te esperes, que quiere que lleguemos juntos, y mientras estas explotando dentro de ella, llenándola, sientes las contracciones y notas como también ha terminado, aguantas un poco a que baje tu erección y la sacas, miras y ves una mirada que nunca te cansas de ver, los ojos vidriosos, húmedos, intensos, puro morbo, puro sexo…..fin del primer asalto.
    Después de un poco de descanso quedan ganas de más, besos, caricias mutuas, y ella toma la iniciativa, recorre mi cuerpo de la cabeza a los pies besando y acariciandome, ve lo que provoca en mi y que reacciono, se acerca y juguetea por la zona, sin tocarmela, hasta que noto la calidez de su boca y su lengua chupando y lamiendo, con calma, sabiendo que me hace disfrutar, hasta que despues de un buen rato decide que quiere algo más, se sube encima y se la mete lentamente, ver su mirada en ese momento es lo más excitante de todo, meter las manos por debajo de sus piernas para elevarla un poco y poder moverme más deprisa mientras ella pide más y se deja llevar por lo que esta sintiendo…….

¿Qué opinas sobre este video?
Tu email no sera publicado.